728x90 AdSpace

Lo último
Este blog esta actualmente en construcción. Disculpe si algo no se ve bien. Con tecnología de Blogger.
06 agosto 2012

Capriles y La Toma Catia (Parte 2)

Parte 2: Capriles cruzo "nadando" el río de gente que lo recibió en Catia 

La batalla de Catia. Cuadro pintado por un pueblo aguerrido
Llego Capriles a Catia 
Serian las 11:30 am cuando llegaron Capriles, Ledezma e Ismael Garcia. Inmediatamente Capriles se convirtió en el ojo de un huracán de gente, que luchaba por tocar, saludar o simplemente verle de cerca. No tenia la “gorra de prohibida”. Cargaba una gorra de los Leones del Caracas, y eso en los Magallanes de Catia, no te hace muy popular (jeje), pero a Capriles se le perdona. 

Viendo la escena, me acorde de las fiestas patronales de un pueblo, todos haciendo cola para tocar a la imagen del santo que sacan a pasear por el pueblo. Aunque en este caso no se hacia cola. 

Al llegar “San” Capriles. Me toco correr para anunciar su llegada… En realidad (como previamente había visto el efecto "río de gente" que ocurre cuando el candidato camina), y preferí pegar un buena carrera para no ahogarme en el gentío. 

Los compañeros me vieron llegar corriendo, y entre risas se prepararon para lo que seguía a continuación. Me dijeron que Ledezma comenzó a hablar para los medios en la farmacia la fe. En realidad lo que dijo, poco importó. Seguramente los medios impaciente lo deben haber cortado (descortésmente), pues Capriles estaba estirando las piernas, abrazando mujeres, señoras, y saludando a cuanto se le acercaba. 

Capriles comenzó a caminar 
Cuando volvía de regreso hacia la farmacia la fe donde estaba el candidato, se soltó “el agua contenida de la presa”… 

Capriles comenzó caminar, y hasta el más orgulloso vecino (que hasta hace un rato criticaba toda la alharaca por “ese chamo”), disimuladamente quería ver al carajo “que tiene loco a Chavez”... El gentío se me veía encima, y tuve que regresar corriendo y alejandome. 

Los gritos, los saludos de la gente que lo veía pasar, y la desesperación de los que querían caminar junto a el, me recordaron a una estrella de rock. ¡Pero no una estrella cualquiera! Capriles es una especie de Beatles de la política. Y francamente ni Chávez en sus mejores días, causaba semejante efecto en la gente. 

Mientras corría delante de Capriles, buscaba a los dirigentes de Catia, para que fueran ellos quienes caminaran junto al candidato. Pero acompañarlo no es fácil. Al llegar a la calle sonrisa, el pana Enrique desde el camión del sonido, parecía que iba a morir de un ataque cardiaco. “¡Enrique Capriles Radonsky esta llegando a Caaaaatiiiaaaa, señores!” 

Me encanto ver como había gente que temblaba esperando que Capriles pasara cerca. En este punto, el candidato habia pasado a través de los defensores la tarjeta unitaria, rebasado a los muchachos de UNT, y ¡el río crecía como en fuerza!. 

Delatando al candidato 
Aunque era una subida hacia la calle olivares, la fuerza del remolino de gente aumentaba a cada paso. Y a la altura de la calle comercio (transversal a calle sonrisa), la tropa amarilla de PJ fue arrastrada por el remolino. Los más veteranos de estas batallas con Capriles, apuraron el paso, persiguiendo a una gorra prohibida que creyeron era el candidato Capriles. Entonces me toco llamarlos y delatar al candidato… “Ya va, ya va… Tranquilos que ese no es. El viene aquí…” Y así se me vino encima una multitud… 

Pero caminando con nuestro candidato no hay que dormirse, porque te tumban. La fuerza del rio de gente es notable. Y es una fuerza que en realidad escapa del control del candidato. En la calle Olivares, como pudo, Capriles de aferro a la acera alta, y logró estirarse para saludar a unas señoras. Pero la corriente de gente era demasiado fuerte y el candidato se dejo llevar por la multitud alegre… "¡Se ve, se siente!" 

Moderando a la seguridad 
Me habían prevenido de “no mandar al cipote al equipo de seguridad”, y había prometido portarme bien “no pelear con nadie”… Así que cuando ví a un elemento de la seguridad, evitar que una muchacha se acercara al candidato, intervine… “Deja a la chama, pana…” le dije. “Yo soy el jefe de seguridad de bla, bla”… me contesto con autoridad. “Ta, bien pana… Trata de tener mas tacto, y deja que la gente lo salude... Y tranquilo q yo te ayudo”… (La chama entonces pudo abrazar y besar a Capriles para envidia de las feminas – pero nunca sabrá que yo fui su verdadero héroe, ¡Ingrata vida!, jaja) 

¿Donde esta Wilmer Benitez? 
En ese punto me acorde. "¿Donde esta Wilmer Benitez (nuestro jefe de campaña)?" No lo veía al lado del candidato. El estaba obligado a estar junto al candidato representando a la gente de Catia. Entonces lo vi aparecer nadando entre la gente, y a empujones lo llevamos hasta el frente, “para que indicara la ruta”. 

En las veredas, de la calle Olivares, los vecinos estaban literalmente con la boca abierta. Gente que había subido desde La cortada (la parte mas abajo del barrio) y nos veía pasar con una sonrisa sincera. 

La gente gritaba tantas cosas, pero mis oídos solo estaban afinados para los oficialistas… Y en ese nivel. El silencio era absoluto… Puros “te amo” “Viva capriles” “Capriles, Capriles” “Se ve se siente” “Capriles presidente”… Y ningún "fuera", o "viva Chavez"… 

Un chorro de gente 
Mientras yo pensaba tonterías. Ya nuestro representante por Catia estaba junto al candidato. Y de pronto me di cuanta q estábamos en un “cuello de botella”. Pasar toda esa gente por allí fue difícil. En las fotos (Ver la que encabeza la parte 2)... Verán a Ramón Muchacho aplastado, a Yvan Olivares aprovechando su estatura, a Ismael García tropezar por tratar de hablar con Wilmer Benitez y… ¡y nada!... Salimos de la calle olivares como un chorro de gente a presión… Y entonces… ¡Dios mío!… 

Al salir de la calle Olivares nos esperaba un gentío bestial… "¿De donde salio tanta gente?" 

El camino de la victoria 
De aquí en adelante no tuve idea de donde estaba… Me perdí en pensamientos… Caminaba obligado por la inercia del grupo… ¿El camión iba delante? Uhh… Si… 

Desde lo alto de las casas, la gente lanzaba unos papelitos dorados, creando un espectáculo de luces bellisimo. El paso del río y del candidato se sentía en cámara lenta. Flotaba el pueblo. 

Mientras corría por los campos elíseo de la calle Gobernador, vi aparecer frente a mí, a una hermosa dama, con una gran sonrisa. Y al llegar a ella… Me dio y gran empujón, para quitarme de su paso, y abrazar a Capriles… (jaja - ¿Qué tiene el candidato que no tenga yo?)… Un poco más adelante, había más gente aun… Y aquí dejare que Globovision les cuente.



Enlatados 
La escena que uds vieron en Globovision, ocurrió así. 
No podíamos avanzar, ni retroceder. Ni respirar, ni caernos. Estábamos todos como en una gran lata de sardina. Estábamos tan apretados que por un momento, recordé a los vagones de nuestro abandonado metro de Caracas. Al menos en esta escena (a diferencia de una en el un vagón del metro), podíamos respirar aire fresco…Y para colmo, los periodistas se nos vinieron encima. 

Pasaron unos ¿10min?... Capriles literalmente comenzó a nadar entre la multitud apretada, y como pudo fue acercándose al camión del sonido, en medio del terror de los periodistas, jaja. (Digo “Terror”, porque los periodistas no podían seguirlo, así que para que los micrófonos llegaran al candidato. Hubo una suerte de baile de empujones en aquel mar de gente, que un afortunado en el camión, sostuviera todos los micrófonos. 

Los más jóvenes empujaban con fuerza para acercarse, y como resultado, La negra Rosaura de ABP, fue sacada del “vululu”, casi desmayada. La concejal Gladys Castillo no tuvo mejor suerte (No se desmayo, pero casi la derriban). Como pude la ayude a escapar del sitio y le sugerí subir al camión por un costado para que pudiera salir en la grafica… Y Globovision puede seguir el relato. Uds lo vieron. Yo no lo he visto aun… 

Capriles conversando con el pueblo 
Metido en la multitud, me preocupaba que Capriles no hablara de “Catia municipio”. Y me concentre en recordarle en tema. 

Capriles habló de seguridad… ¿Tienen ideas de la cantidad de chamos que han muerto en Catia, victimas del hampa?... A diferencia del tipo de la carroza, Capriles no tiene miedo de hablarnos de la guerra no declarada que vivimos en Catia. En esa escena había, viudas, madres, huérfanos y todas las variantes creada por la tragedia de la delincuencia. Capriles hablo primero de lo que primero tenia que hablar… No habló que la gorra, ni del imperio, ni de la tortuguita de Rosaines, ni de cuando el era “cadete faltón” y tomaba caña uniformao en la calle Colombia de Catia. Capriles no hablo paja. 

El Agua 
Bla, bla… (El candidato enumeraba problemas) “¿y el agua?” pensé… “Se le olvido el agua, se le olvido” dije en entredientes. Y sincronizando con la lista de problemas q enumeraba Capriles, le grite “¡Y EL AGUA!”… y Capriles dijo: "y el agua"… (Y yo me sentí orgulloso de aportar a ese histórico discurso, jajaja). 

Hablando en serio. ¿Saben que difícil es bañarse con una jarra de agua fría de la nevera?. Cuando uno trabaja en oficina, no puede confiarse, y el baño es obligado... Lamentablemente, 14 años después de comenzada la “revolución”, miles de catienses no tiene servicio de agua regularmente en sus casas. La “revolución” se ocupo de poner un satélite en el espacio para poder hablar paja política, pero no se ocupo de poner agua en el barrio. 

Los refugiados 
Y habló de los damnificados. Los llamo refugiados… “Yo nunca le he quitado nada a nadie” y cuando dijo eso, seguro un pocotón de chavistas que tenían dudas, finalmente de convencieron. Capriles no nos quitara la promesa de casa, y de paso se compromete a cumplirnos. 

“Catia municipio” “¡Dios mío, habla de Catia municipio!” Pensaba yo… Y Capriles hizo la propuesta… 

Catia Municipio 
Cuando Capriles termino de explicar la idea (dejando de ultimo la palabra “municipio”)… Un terremoto de alegría cruzo el cielo de Catia… Porque Catia quiere ser municipio… A mi se me aguaron los ojos. Y seguro los otros dirigentes de abrazaron y besaron. Fue tal la alegría que casi le saco un pulmón de una palmada en el hombro a Richard blanco. El pana sabe lo que significa para nosotros Catia municipio. 

Y Capriles finalizo… 

Continua el río crecido 
El rio reanudo se marcha. Capriles continuo su paso, ahora hacia la plaza El cristo… Y para que contar lo que ya les he dicho… Ni un solo insulto. Solo un mar de alegría. Y “¡Caramba! Este tipo es un atleta”… “Yo ya estoy cansado” pensé. 


Marcha, remolino de gente, abrazos, música, consignas, aliento para el candidato… Y llegamos a la plaza El cristo. Yo la verdad no me acordaba, pero al llegar allí, la “revolución” nos tenía un gran pozo de agua sucia. (Cortesía de Jorge Rodríguez y su ineptitud como alcalde. Jeje). Allí todos pegaban sus brinquitos para caer en otro pozo… 

En la plaza el Cristo un crucificado 
En ese punto. Mas tarde me explicaron que 2 camaradas “revolucionarios” le dieron una paliza a un chamo de 19 años que volvía a su casa. Así desahogaron estos solitarios personajes, la frustración de pasar ¡4 horas llamado por teléfono! a defender la revolución, sin que nadie les parara bolas. 

El niño Bolívar en la Avenida Bolivar 
De la plaza El cristo, salimos a la Av Bolívar de Catia. Y allí disminuimos el paso, porque allí nos esperaba mas gente. Pero aunque el paso era suave, para algunos era difícil aun. Una señora, con su hijo de unos 9 años, trataba de acercarse a Capriles, pero la multitud era demasiado tirana. Como veía que la señora tenia largo rato tratando de acercarse con su niño. Le rogué a la señora que me dejara ayudarla, y así le lleve el niño al candidato. Por un instante se detuvo el remolino. Y Capriles pudo abrazar al niño. 
Pero como la multitud casi arrolla al candidato, Capriles tuvo que tomar en brazos al niño y lo cargó unas dos cuadras… La señora agradecida recibió a su chamín, y juntos siguieron caminando. 

Los humillados y sus capataces 
Por la Av, Bolivar, pasamos frente al mercado popular “Don Pollo”… Un grupo de chiflados (los coordinadores del mercado) se asomaron al galpon para gritar un par de groserías. No hay que decir mucho sobre el caso, pues a estos personajes no los quiere nadie en Catia. La gente que ocupa ese galpón en Don Pollo, era buhonera, y luego de años de lucha, los ubicaron en ese galpón. Los nuevos propietarios arreglaron sus locales, y con trabajo y esfuerzo, hicieron el punto comercial (porque al principio nadie iba a comprarles nada)… Y ahora que al fin han levantado sus negocios, la alcaldía de Caracas ha expropiado, dejándolos sin trabajo. Pero en el galpón nadie dice nada, porque el grupo de chiflados a que hago referencia, los amenaza con quitarle el local sin nada a cambio, “por traidores”…Así trata este infame gobierno a nuestra gente. 

La gran 2da Avenida de Catia 
Y la marcha que ya estaba frente al Central madeireses, En el punto donde tenemos a Cuartel, y Urdaneta al alcance de la mano. Pero Capriles doblo hacia el 23 de enero. Entramos en la 2da Avenida de Catia, la que cruza toda Catia y termina en Los flores a metros del “23 de enero”. 

Ya estábamos en Pérez Bonalde, y en esta parte, la gente se amontonaba en la calle Argentina. Luego en el bulevar de Catia pegaban brincos de alegría. Corrían a tomarse fotos con el candidato. En la calle Colombia los PNB se asustaron, porque Capriles amagó con seguir por toda la calle Colombia, pero lo aguantaron… 

De Perez Bonalde a Nva Caracas 
El surfista del cambio siguió en su rio humano, rumbo a una Nva Caracas. La región de Catia donde el gobierno quiere dejar sin empleo a mas de 8.000 vecinos. Una región bandera de la resistencia contra el abuso. El candidato podía ir a Pza Catia o donde le viviera en gana, pero fue a Nva caracas. Y Nva caracas se lo merece… No les contare todo lo que le han hecho a los vecinos de esta gran región de Catia, porque seguro lo saben. 

"Visitando" la sede frente al Psuv 
Ya en la calle México a poco metros de la capilla mormona, me di cuanta q el candidato estaba rumbo a la sede del Psuv-Catia. Y le comente a Ismael García que pasaría frente al Psuv. Pero ni modo…pasamos la calle Chile… Y al llegar al Psuv, los más jodedores aprovecharon para tomarse fotos. Catia estaba de fiesta… 

Unas brazadas mas 
Por la calle Bolivia, y 1, 2, 3 cuadras mas... Ya a metros del maltratado Hospital Periférico de Catia. Pasamos cerca de la acera donde mataron a mi primo, y donde paso 6 horas tirado en el suelo, esperando a que lo recogieran (a metros del hospital)… 

Otra cuadra mas, ahora en subida… Ya estábamos sobre el elevado. Mirando El 23 de enero, Altavista, el parque del oeste, Los flores… ¡Que bella es Catia y su gente!… 

La 2da Avenida full de pueblo 
“¡Saverio, mira para atrás pana!”… Me grito un vecino... 
Tras nosotros la 2da Avenida repleta de gente… 20 minutos después que Capriles se había ido, la gente seguía caminando… Capriles Radonsky había colapsado Los magallanes, y de ñapa, había llenado más de 10 cuadras de Catia… ¡Y con razón en la plaza Catia, 4 gatos chiflados frustrados por la demostración, se peleaban contra un cartel de Capriles, desahogando sus rabias… No es culpa de Capriles, que el pueblo se haya cansado de Chavez. 


----------------------------------------------------- 
Pero después les cuento esa parte… la parte fea. Y les explicare, ¿Por que el Psuv literalmente ha desapareciendo en Catia? 

Parte 3: La caída del gigante rojo 
Allí explicare y justificare las razones básicas de la caída del Psuv en Catia, sin los tecnicismos de los “expertos en Catia” que viven en Chacao, y salen hablando tonterías en Globovision, sobre lo que pasa Catia... 

Comentare también ¿Por que la oposición tardó tanto en capitalizar los desastres oficialistas en Catia? y explicare ¿por que pienso que el liderazgo opositor fuera de Catia, se había convertido en la traba que nos impedía crecer?... 

Esta ultima parte sera de cosas criticas, pero ¡quien quiera construir un camino diferente, no debe tener miedo de ver de frente la verdad, por muy dura que sea!... 

Me disculpan, todos los errores ortográficos que se hayan coleado por la rapidez de la escritura. Vuelvo ahora a mi tarea electoral en Catia, y a comer otra vez, jaja 

  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: Capriles y La Toma Catia (Parte 2) Rating: 5 Reviewed By: Saverio Vivas

Powered by themekiller.com