728x90 AdSpace

Lo último
Este blog esta actualmente en construcción. Disculpe si algo no se ve bien. Con tecnología de Blogger.
25 julio 2013

Secretos de Catia: ¿Quien fundó Caracas, y donde lo hizo?

Francisco Fajardo, fundador de Caracas
Francisco Fajardo
Aunque existe mucha polémica, bien podríamos decir que Caracas se gesto y nació en Catia


Francisco Fajardo, fundador de Caracas

¡Catia! Ese espacio habitable, geográfico, social, económico y político, que da sentido de pertenencia al gentilicio que se hace llamar catiense, comienza a registrarse en la historia a partir del siglo XVI, cuando los españoles se dedican a la colonización de los valles de Aragua y Caracas, en la región costa-montañosa de Venezuela.

Catia y Francisco Fajardo
Siendo un territorio dominado por las aguerridas etnias caribes, tuvo una conquista difícil y de larga data para los españoles, ya que los habitantes de estas tierras opusieron una tenaz, heroica y feroz resistencia. Quizás por esa dificultad, esta conquista fue iniciada precisamente por un mestizo y bastardo, como Francisco Fajardo, quien era era hijo de un noble español y una india llamada Doña Isabel, nieta del cacique Charayma, del Valle de Maya, en territorio de los caracas. Con rasgos notablemente indios, y literalmente de sangre indígena noble, Fajardo supo utilizar muy bien sus raíces nativas, para negociar y entablar amistad con los nativos, quienes en muchos aspectos le ayudaron y facilitaron la tarea exploración y colonización.

Fajardo y la ruta histórica hasta su hato "San Francisco"

Según se registra en las crónicas, en el mes de abril de 1555, Fajardo emprendió un viaje de exploración al continente, desde la isla de Margarita, de donde era natural. En su viaje estuvo acompañado por sus hermanos maternos, Alonso y Juan Carreño, y un séquito de veinte indígenas en dos piraguas. En tierra firme hizo amistad con los caciques: Nicoto, Sacana, Guaicamacuare, Catia, y Naiguatá, tío este último de su madre Doña Isabel.

En 1557 emprenderió otro viaje, esta vez acompañado por su madre, sus dos hermanos Carreños, Pedro Fernández, Martín de Jaén, Francisco de Cáceres, el portugués Cortez Richo, y cien indígenas guaiqueríes, vasallos de su padre. En el recorrido pasó por Puerto Píritu, donde reinaban sus amigos indígenas convertidos (al cristianismo) Alonso Cayena y Juan Caballo. De allí se dirigió a un sitio denominado Panecillo, pero como no tenia autorización para conquistar ni poblar, por su condición de mestizo, se ve obligado a dejar en el sitio a su gente, y partió a la población del Tocuyo, a solicitarle al Gobernador Don Gutiérrez de la Peña, que otorgara la autoridad requerida.

Con autoridad para poblar y titulo para gobernar desde Maracapana hasta Borburata, regresó a esta región principios de 1560, haciendo en Valencia las prevenciones para el mejor éxito de su empresa. Con la simpatía que le caracterizaba para ganar amistades, Fajardo logró el aprecio del cacique Terepaima, y con su apoyo siguió hacia el oeste de cabo Codera, donde se topó con la pequeña bahía de Catia de La Mar o fondeadero de Catia, donde llega la quebrada de Type.

Desde la bahía de Catia La Mar, por la quebrada de Type, Fajardo ascendió a la altiplanicie de Caracas, a las tierras del cacique Catia, y allí con la autorización de este monarca indígena, en 1561 estableció un hato de ganado que bautizó “San Francisco”, en el sitio donde actualmente se ubica Nueva Caracas. Alrededor de este hato se forjará una convulsionada historia de escaramuzas bélicas entre colonos y nativos, que probablemente comenzó en 1560, con una batalla conocida como la de los toromainas, en la zona de Catia.


La batalla de los toromainas, es reseñada por el cronista Oviedo y Baños en su obra de Historia, de la siguiente forma: “En 1560, Juan Rodríguez salió para el Collado, con sólo dos infantes, dejando a su gente, a cargo de D. Julián de Mendoza. No había pasado media hora cuando se dejó ver el cacique Paramaconi que con seiscientos flecheros bajaba por el abra de Catia, para el hato, dándose la Batalla de los Toromainas. Reconoció Paramaconi su perdición en el mortal estrago de sus tropas y tocando a recoger sus caracolas se retiró para el Rincón de Catia Monte Común o Rincón de Catia (Pro-Patria) con su ejército vencido...”

Guerra en Catia

Aunque Fajardo estableció su hato “San Francisco” con la venia del cacique Catia, dos años más tarde, preocupado por los excesos de los colonos a causa del descubrimiento y explotación de las minas de oro de los Teques, el cacique rompe su amistad con Fajardo y en un ataque sorpresa destruye el hato “San Francisco”. Posteriormente Catia, solicita a los caciques vecinos que formen una coalición de todas las naciones caribes de la región contra los españoles, y se ofrece para liderarla por ser el más exitoso y experimentado caudillo guerrero. En este punto de la historia, no esta claro si los caciques le negaron el mando a Catia para dárselo a un joven impetuoso y carismático llamado Guaicaipuro (lo que me parece poco probable militarmente), o realmente se le dieron el mando con el titulo de Guacai-puro (que es algo así como "jefe superior").

Victorias de la coalición indígena contra los colonos

Los indios de la coalición indígena tuvieron sus éxitos militares contra los colonos. No solo destruyeron el Hato y el poblado "San Francisco" construido en Catia, sino también el poblado de "El Collado" construido también por Fajardo en la zona de la costa (actual de Caraballeda del La Guaira). Luego de la destrucción del Hato "San Francisco" en 1563, Francisco Fajardo lo reconstruyó, y los indios lo volvieron a destruir. Y para empeorar la situación de los colonos, la coalición indígena se alió con un pirata frances de nombre Valier, que tenia una pequeña escuadras de barcos que le permitían actuar a sus anchas en las costas venezolanas, y con ese poder quemó y destruyó el muerto de Borburata (vital para que los colonos recibieran suministros de Margarita y Coro). Así que Fajardo, obligado por las circunstancias, solicitó refuerzos de tropas españolas experimentadas, y de este modo le enviaron a Don Diego de Lozada para acabar con las amenazas sobre las nuevas colonias.

La batalla de Maracapana
En esa situación de guerra y con los colonos debilitados, Guaicaipuro no logró dar el golpe final y se entretuvo con pequeñas victorias sobre grupos dispersos. Los espías de la coalición indígenas advierte sobre la segura llegada de refuerzos españoles por la costa, y el Guaicaipuro actúa. Decide mandar a que todas sus fuerzas se concentren cerca del sitio donde se refugiaban los colonos en Caraballeda, a la espera de la llegada de un apoyo prometido por sus aliados piratas, y de unos refuerzos indígenas que el mismo salio a buscar entre los indígenas de la región. Mientras tanto, Fajardo también había conseguido refuerzos indígenas, utilizando la enemistad de otras naciones indias contra los caribes, quienes eran despreciados por avasallar a las demás etnias y por el odioso lema“Anakarinarote”, que significa “solo los caribes son gente”.

El cacique Catia aunque diligente, se retrasó en volver por la dificultad de convencer a los aliados. Los refuerzos de Fajardo ya habían llegado primero. Los piratas no se presentaron en apoyo. Y el desplazamiento de las tropas la coalición fue detentado por los colonos "por causalidad". Así que probablemente en julio de 1566 o 67, los colonos y sus aliados se enfrentaron con la coalición indígena en un sitio llamado Maracapana, donde los colonos salieron victoriosos. Cuando finalmente llegaron Guaicaipuro - Catia y sus refuerzos, ya era demasiado tarde... La batalla llamada Maracapana (Sitio de las Maracas), probablemente se realizó en una llanura cerca de la laguna de Catia, con galerías de palmeras y totumales, en las inmediaciones de lo que hoy es el Parque del Oeste y Plaza Sucre de la ciudad de Caracas.


Guaicaipuro o Catia

Derrotado y desacreditado por el desastre militar, Guaicaipuro se retiró a la zona de los Teques donde posteriormente fue rodeado en su choza por las tropas de Lozada y sus aliados indígenas. Según cuentan algunos cronistas, supuestamente ante esa situación Guaicaipuro, quien poseía una espada española (obtenida en una batalla anterior) decidió morir peleando.

La desaparición del heroico cacique, habría tornado infructuosos los intentos posteriores de Catia (quien había promovido esta guerra) de rehacer la coalición indígena contra los españoles y por lo tanto se embarcó solo en una campaña de desgaste. Años más tarde, tranquilizado por el joven Baruta, hijo de Guaicaipuro, quien había iniciado una nueva etapa de buenas relaciones con los colonos españoles, se retiró a sus tierras, viejo y agotado, pero orgulloso de su resistencia. Allí en algún lugar entre Propatria y Catia La Mar, murió el bravo cacique Catia, disfrutando seguramente los aires de su tierra libre.

No he querido ocultar que juzgo que Guacai-puro y Catia eran la misma persona, porque no hay registros históricos de la existencia de un Guaicaipuro como tal, a excepción del novelesca relato del cronista Oviedo.

La verdadera fundación de Caracas

Sobre el hato “San Francisco” hay que decir que su establecimiento fue la verdadera fundación de la ciudad de Caracas, y eso ocurrió el un momento indeterminado de 1561. De manera que 6 o 7 dos años mas tarde (en 1567 o 68), sobre las ruinas de esta propiedad de Francisco Fajardo, Don Diego de Lozada instaló el caserío “Santiago de León” que se convirtió en la ciudad de Caracas. Cada vez hay menos polemica sobre el asunto, y hoy se puede afirmar con seguridad que Caracas se gestó y nació en Catia, aunque Por otro lado, condicionada por la hostilidad de la región de Catia, la ciudad crecería inicialmente hacia el este, hacia las tierra de Baruta, dejando el oeste como área para de transito al litoral.

En definitiva, aunque la realidad se transforme en mito o leyenda, y los hombres terminen siendo más grandes o pequeños de lo que realmente fueron, Fajardo, Catia, Guaicaipuro, Paramaconi, Terepaima, Baruta, Lozada, todos ellos son nombres de grandes personajes que forjaron los inicios de una tierra llena de historias personales y colectivas, perdidas en el tiempo…

...
Re-Escrita por su autor Saverio Vivas.
Basado en escritos de Becerra Nelson, Juan Ganteaume, y otros investigadores independientes.
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: Secretos de Catia: ¿Quien fundó Caracas, y donde lo hizo? Rating: 5 Reviewed By: Saverio Vivas

Powered by themekiller.com