728x90 AdSpace

Lo último
Este blog esta actualmente en construcción. Disculpe si algo no se ve bien. Con tecnología de Blogger.
03 enero 2015

VOTO y CALLE


En la historia universal hay muchos ejemplos de dictaduras que salieron con votos: Chile, Nicaragua, Uruguay, Sudáfrica, son casos bien conocidos; pero cada vez que doy uno de esos ejemplos de ‘dictaduras que salieron por votos’, alguien me dice: "Es que esos casos no valen, porque bla, bla, blaaa"... Por favor, admitamos la realidad: ¡Las dictaduras si salen con votos!... Pero también admitamos, que en el caso de Venezuela, solo con votos no es suficiente.

VOTO y CALLE son necesarios
Creer que ‘solo votando’ vamos a lograra que el régimen gobernante nos reconozca nuestra mayoría, es una utopía. Necesitamos combinar un voto mayoritario, con una eficiente presión de calle para defender los votos. Pero lamentablemente, aun carecemos del poder de calle necesario para realizar una eficiente presión de calle.

Otra razón para combinar estas dos opciones, es el carácter híbrido del régimen venezolano: Un lobo dictatorial que se disfraza de oveja democrática, y cuya cara democrática debemos tratar con dosis de votos, mientras que a la cara dictatorial le aplicamos grandes dosis de calle.

Recapitulemos:
El voto mayoritario debe ser conquistado con una propuesta que (si bien ya existe) no ha sido bien difundida (ni entre los opositores) por diversas causas (entre ellas la censura mediática).
El poder de calle se consigue con el apoyo o poder social que nos da todo el pueblo de Venezuela: Es decir, la clase media (un 20% del país), y los sectores populares (un 80% del país).

Conclusiones:
1.- Si hay casos de dictaduras que salieron con votos, entonces es incorrecto usar la frase: "Dictaduras no sale con votos"
2.- A los venezolanos nos ha tocado la difícil tarea de tratar la enfermedad política que es el régimen venezolano, con una combinación de VOTO y CALLE, y para esa tarea no existen manuales.

Explicando lo anterior, seguramente surgirá alguien que dirá, “¡ya esa combinación la hemos tenido!”… Sí, pero no en la dosis necesaria. Veamos por qué lo afirmo:

ESCENARIOS PASADOS
Nos guste o no, estos dos elementos (voto y calle) no los hemos tenido juntos aun en la dosis necesaria. El 14 de Abril 2013, por ejemplo ganamos las elecciones presidenciales, gracias al voto mayoritario de los venezolanos, pero carecíamos del poder de calle necesario para frenar a un régimen dispuesto a masacrar al pueblo desarmado.

Nuestros corazones, pitos y banderas, se enfrentaron con balas. Marchas y concentraciones pacificas fueron frenadas o disueltas por serviles policías, guardias, soldados, milicianos y colectivos armados que nos dispararon protegidos por las instituciones del estado. En aquel casi equilibrio numérico de fuerzas opositoras y oficialistas, la ventaja de las armas del régimen era evidente. Claramente el derramamiento de sangre inocente entre los opositores seria grande. Y pese al sacrificio de muchas vidas, el régimen no cedería el poder, porque la pequeña diferencia votos con que ganamos, la podía ocultar (como lo hizo) negándose a realizar la auditoria de los libros electorales.

Si numéricamente nuestro poder de movilización en las calles de los sectores populares hubiese sido mejor, el resultado podría haber sido otro. Pero lamentablemente la oposición tiene problemas de movilización en los sectores populares.

Nada de esto se ha explicado debidamente al país, porque los partidos políticos opositores tendrían que haber realizado una confesión pública de su debilidad para movilizar, pero ¡La verdad sea dicha!

PROBLEMAS DE MOVILIZACIÓN
La oposición tiene graves problemas de movilización en los sectores populares. Hay partidos que ni siquiera tienen presencia real en los barrios. Y los que tienen, deben enfrentar el hecho que no es lo mismo invitar para un almuerzo en el barrio, que para una protesta o escaramuza contra las bandas armadas del régimen. Son grados de compromisos bien diferentes y muy pocos ciudadanos están dispuestos arriesgar sus vidas.

En febrero 2014, volvimos a ver claramente esa debilidad opositora para movilizar en los sectores populares. Los partidos convocantes de las protestas no fueron capaces de mover ni a sus propios militantes para organizar marchas, protestas, y otras manifestaciones en los sectores populares. El miedo a los colectivos armados “enfermo” nuevamente a un poco de gente, y en la frustración de no tener a un liderazgo local que les diera el ejemplo, los pocos que ciudadanos de los sectores populares que se movilizaron con el llamado a protestas, terminaron haciéndolo en las comunidades de la clase media, sin cumplir con tarea de hacerlo en sus propias comunidades.

La revolución del cambio no llegara nunca a un barrio, si los revolucionarios del cambio de ese barrio se van a trabajar y protestar lejos de mismo. Nadie tiene más facilidades para protestar y motivar el cambio en un barrio, que un vecino de ese mismo barrio… pero por desgracia, la oposición se pone de espaldas a esa verdad, y en vez de motivar a la gente del barrio para que asuma el liderazgo opositor en su comunidad, prefiere llevarse a esos lideres a las zonas de confort de mayoría opositora.


No en vano, un viejo sabio militar chino decía: “En terreno propio o dominado, procura no librar batalla, porque arruinas tus dominios. Lucha en terreno controlado por el rival”.

¿Y LAS PELEAS INTERNA?
¡Problema resuelto!!! Tenemos mucho trabajo para repartir. Si nos ocupamos, no tendremos tiempo para discutir por tonterías… Unos pueden concentrarse en sumar apoyo en los sectores populares para fortalecer nuestro voto mayoritario; y otros pueden tomar la calle para realizar trabajo o protesta social de calle, que fortalezcan nuestro poder de calle… Sigo sin entender por que peleamos entre nosotros, y no trabajamos unidos... ¿Uds entienden?


Gladmar@gmail.com

@SaverioVivas

www.facebook.com/SaverioIdeas. 

  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: VOTO y CALLE Rating: 5 Reviewed By: Saverio Vivas

Powered by themekiller.com