728x90 AdSpace

Lo último
Este blog esta actualmente en construcción. Disculpe si algo no se ve bien. Con tecnología de Blogger.
21 febrero 2010

¿Cómo derrotar al oficialismo en los barrios del oeste caraqueños?


Entendiendo el oeste
En Venezuela siempre preguntan ¿por que la gente del oeste de Caracas sigue votando por Chávez pese al notable abandono en que se encuentra?... Los más alejados de la realidad alegan osadamente que la gente de los barrios es “ignorante”, y con este grosero análisis dejan a un lado un tema fundamental en la lucha. Porque solo entendiendo primero que pide el elector oficialista como opción, podemos presentarle lo que solicita.

Por increíble que parezca, han pasado 11 años y nadie se ha abocado seriamente al tema. En la precampaña en la circunscripción 1 de Caracas, es notable como los precandidatos opositores se reúnen muy poco con la gente oficialista, pues están abocado a contactar a los opositores de siempre, como si el trabajo fuera convencerlos a ellos de unirse a la oposición. Y por ese camino no sumaremos simpatías, porque ellos están ya en la oposición. Tenemos que contactar a los oficialistas, en el terreno que sea, porque finalmente son ellos los que inclinaran la balanza a nuestro favor.


Para ganar en la circunscripción electoral 1, hay que entender esa demarcación y al electorado oficialista de esta.

¿Cuál es la circunscripción 1 de Caracas?
Es la conformada por la reunión de las parroquias La Pastora, Sucre (Catia) y El Junquito.

¿Como es políticamente esta circunscripción?
Políticamente la reunión de estas tres parroquias en un solo circuito electoral, lo hacen el más difícil del país para la oposición. Solamente en la parroquia Sucre, durante las elecciones regionales del 23 de Noviembre, el oficialismo sacó una diferencia de unos 46 mil votos, lo que fue suficiente para revertir la victoria opositora en la sumatoria del resto de las 22 parroquias del distrito capital.

Hablamos del escenario donde nació el chavismo, del bastión oficialista más importante del país. Hablamos de un espacio geográfico donde existen barrios en que 18 de 20 personas son pro-oficialistas, y de esas 18, 9 son radicales defensores de la causa oficial.

Sin embargo, pese al incondicional apoyo que ha recibido Chávez de parte de los habitantes de este circuito, el abandono que sufre esta gente rivaliza con el que tuvieron durante los peores gobiernos de la llamada cuarta republica.

¿Si están tan abandonados, porque siguen votando la causa oficialista?
Un oficialista promedio, no pierde fácilmente la esperanza de que finalmente “esta semana” le lleguen los beneficios de la revolución que no han visto en 11 años. Y casi todos, tienen un fundamentado y apasionado rencor contra la vieja elite política a la que acusan de ser causa de todos sus males.

Siguen votando por la causa oficialista porque nadie les ha presentado una alternativa. Que les inspire una esperanza similar o mayor a la que les inspira Chávez. Y además es importante entender que una alternativa posible, no puede ser nadie que ellos relacionen con esa vieja elite que ellos odian profundamente.

Con razón o sin ella, un oficialista promedio prefiere morirse de hambre y seguir votando por la esperanza que representa Chávez, antes que dar su voto a alguien que represente a los benditos 40 años. Por más que algunos quieran defender lo positivo que pudieron haber tenido esas 4 décadas, la cruda realidad es que esa etapa de nuestra historia han sido repudiada por la gente de estas parroquias, continua y masivamente durante los últimos 11 años.

La consigna “no volverán” no es un eslogan más. Es una expresión de profundo y real rencor, que debe ser escuchada por la alternativa democrática, antes de siquiera pensar en llenar las expectativas del electorado oficialista.

¿Qué hacer para llenar las expectativas del electorado oficialista?
Para llenar las expectativas del electorado oficialista, se requiere mostrar que somos una alternativa nueva y sincera. Si eso no se logra primero, no nos darán ni siquiera la opción de presentar nuestra propuesta.

Esa sinceridad comienza por mostrarles que también somos críticos del sistema pasado que ellos llaman cuarta republica. Ser autocríticos nos permite explicar que por las mismas razones que ellos rompieron con aquel viejo sistema, nosotros hemos roto con el sistema presente.

Decir lo anterior requiere mucha madures política. Una madures que la oposición venezolana no ha demostrado hasta ahora, entre otras cosas porque se teme a la crítica de ciertos sectores, que asombrosamente luego de 11 años se niegan a reconocer su responsabilidad en el ascenso de Chávez. En este sentido, debemos dejar en claro que no es nuestra responsabilidad asumir los errores pasados de otros, que son esos otros los que deben asumir sus responsabilidades, y que no hay que olvidar que en el sector oficial hay cientos de miles de personajes que bajo una camisa roja, pretenden lavar su responsabilidad.

No podemos pretender ganarnos al electorado oficialista, llevando la carga de los errores de otros que se niegan a asumirlo, porque es como pretender ganar una carrera de caballos, cargando a otros jinetes que se niegan a correr. Hay que tener el valor de decir al elector oficialista, que desgraciadamente hemos pasado de delincuentes cuello blanco a delincuentes cuello rojo. Y que las cúpulas podridas del congreso ahora son las cúpulas podridas de la asamblea nacional.


Luego de mostrarles nuestra sinceridad, se requiere mostrarles nuestras ideas y propuestas. Y no unas ideas sueltas sacadas de una reflexión de fin de semana. Hay que presentarles sólidas ideas de un proyecto de país, que comienza por sus parroquias.

También hay que liberarlos de las cadenas del miedo. Explicarles con hechos que no es cierto que pretendamos destruir los logros del sistema actual, porque “Mercal”, “Barrio adentro”, los concejos comunales son hechos positivos que requieren ser mejorados y fortalecidos, pero en ningún caso ser destruidos.

Hay que decir con fuerza que si alguien esta tratando de destruir a Mercal, no es precisamente la oposición, sino una elite de contratistas burgueses camisa roja que ven a Mercal y sus precios bajos, como una amenaza al negocio de Pdval y sus precios mas elevados. Hay que decir que “Barrio adentro” no esta amenazado por la oposición, sino por el insólito descuido gubernamental que tiene a miles de módulos abandonados, y en estampida a cientos de médicos cubanos que huyen nuestro país a la primera oportunidad posible.
Finalmente nuestra mejor referencia ante el elector oficialista, deben ser nuestros actos. El nuevo estilo de política que debe imperar es la de los hechos y no las promesas. Es tiempo de cambiar.
  • Blogger Comments
  • Facebook Comments

0 comentarios:

Item Reviewed: ¿Cómo derrotar al oficialismo en los barrios del oeste caraqueños? Rating: 5 Reviewed By: Saverio Vivas

Powered by themekiller.com